FNE investiga posibles abusos en mercado de clientes libres eléctricos

El organismo está actuando de oficio y también en virtud de una denuncia por abuso de posición dominante que recibió el año pasado.

Jueves, 31 de mayo 2018

(Diario Financiero) Las miradas están sobre los clientes eléctricos que pueden migrar desde el régimen regulado al libre. La disputa que están dando generadoras y distribuidoras tiene a varios siguiendo los movimientos en este mercado. Y, como era de esperarse, la Fiscalía Nacional Económica (FNE) también puso su lupa allí.

 

El organismo liderado por Felipe Irarrázabal está investigando el mercado de distribución a clientes libres. Así se lo informó al Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) y precisó que su indagatoria avanza por oficio, en un proceso que inició en 2016, y por una denuncia de clientes por abuso de posición dominante contra las distribuidoras eléctricas de 2017.

 

“Esta fiscalía ha advertido ciertos riesgos que existen en la integración entre los distintos segmentos. Por un lado, respecto a la integración entre empresas de generación y distribución para la contratación del suministro de clientes libres, sobre todo aquellos más pequeños cuyo poder de negociación no es fuerte. Actualmente la FNE se encuentra estudiando la existencia de posibles abusos en este mercado, y de otras irregularidades que puedan dañar la libre competencia en el mercado eléctrico”, explicó al TDLC como parte del proceso de recomendación normativa sobre restricciones a la integración vertical en servicios de energía eléctrica (ver relacionada).

 

La fiscalía agregó que respecto de la contratación de este tipo de consumidores también ha advertido el posible uso de información privilegiada, a la que, a diferencia de las generadoras, tienen acceso las concesionarias de este servicio público.

 

[VEA TAMBIÉN: TDLC aprueba acuerdo extrajudicial entre la FNE y Mainstream Renewable Power]

 

“La FNE también ha tomado conocimiento de los problemas que se derivan del uso de información de clientes a la que tienen acceso los distribuidores respecto a los clientes de su área de concesión, o de su posición de operador de la red de distribución. El uso de estas ventajas les permite mejorar su desempeño en la provisión de servicios adicionales al suministro de energía, con la participación en otros mercados que tengan relación con el suministro de energía y el uso de la red de distribución”, planteó.

 

La investigación de oficio que la FNE inició en 2016 apunta a esclarecer posibles restricciones a la competencia en el suministro a clientes libres. Esta se funda, dice, en posibles abusos del poder de mercado que tienen las distribuidoras para el suministro a clientes libres.

 

Presión del mercado

Generadoras como Colbún han planteado esta desventaja frente a las distribuidoras, e incluso, llegaron a pedirle a la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC) que obligara a entregar los datos de clientes regulados con potencial de ser libres, información que finalmente proporcionó el Coordinador Eléctrico Nacional.

 

Sin dar nombres, la FNE hace el punto respecto de empresas que tendrían una mejor posición al estar integradas en generación y distribución. Aquí el caso más evidente es el de Enel.

 

“En esta investigación, además, se examina el posible uso de información privilegiada de la que disponen las empresas de distribución, acerca de los clientes dentro de su zona de concesión. Este uso podría ser beneficioso para una empresa de distribución integrada a generación, lo cual crea una situación de desventaja respecto de otras competidoras no integradas”, concluye.

 

FNE pide no levantar prohibición de integración

La Fiscalía Nacional Económica (FNE) descartó que terminar con la prohibición para que las empresas de transmisión se integren en generación o distribución pueda ayudar a la libre competencia.

 

En el informe entregado como parte de la recomendación normativa sobre restricciones a la integración vertical en servicios de energía eléctrica, presentado por Celeo Redes, el organismo manifiesta que en su experiencia en materia de energía, extender la integración podría empeorar las condiciones del mercado, y agudizar los conflictos de interés que ya existen.

 

“Los riesgos descritos en esta sección se verían incrementados en el caso de que, como resultado de la integración, una empresa o grupo empresarial participara en cada uno de los segmentos del mercado eléctrico. Esto implicaría que se encaminen nuevamente los tres segmentos del mercado bajo un mismo controlador, ya sea a nivel nacional o en algunas zonas del país”, plantea la fiscalía.

 

Puntualiza la FNE que la existencia de este tipo de restricciones estructurales no es un caso anómalo en el contexto internacional.

 

“Por el contrario, la regulación chilena del sector eléctrico ha sido considerada como vanguardista y exitosa en su proceso de liberalización, estudiada y tomada como referente en las reformas de esa industria en otros países”, concluye.