Cómo enfrentar de mejor forma la poda de los árboles en la ciudad

En Enel Distribución destacaron trabajos que despejaron cerca de 2.000 kilómetros de redes de distribución, de manera de contribuir a evitar interrupciones de suministro.

Viernes, 15 de junio 2018

(La Tercera-Pulso) EL 15 julio del año pasado, Santiago sufrió las consecuencias de una de las peores nevadas de su historia. Cortes de luz y sectores aislados fueron la tónica de esa jornada. Consecuencias que tuvieron un denominador común: el quiebre de ramas producto del peso de la nieve y un inadecuado tratamiento del problema. Es por este motivo que es clave establecer una mejor política de gestión arbórea en la ciudad.

 

Tras el episodio de 2017, no hay que ir mucho más allá para descubrir que este es un serio problema para las urbes. Con la lluvia y los fuertes vientos de la semana pasada, se volvieron a generar cortes de luz y daños a la propiedad pública y privada.

 

Es decir, -según la opinión de algunos expertos- no se ha avanzado demasiado. “Los árboles tienen que ser gestionados de tal manera que después de ser intervenidos, generen una mayor cantidad de servicios que antes. Con ese criterio, lo que se ha hecho al respecto, son intervenciones entre malas y muy malas”, dice Santiago del Pozo, ex director de Conaf.

 

Es por este motivo que tanto la poda como la política de arborización se debe abordar con especial cuidado, sobre todo en esta época del año, como un aspecto clave en la planificación de las urbes como Santiago. Para hacerse una idea, un estudio del Laboratorio de Geomática y Ecología del Paisaje de la Universidad de Chile, indicó que en Santiago existen unos 6.692.000 árboles, de los cuales el 86% corresponde a especies exóticas. El ciruelo de flor, robinia y acer, están entre los más comunes.

 

Incluso, esta planificación viene de antes que se ubiquen los árboles en los parques, calles y plazas de las ciudades. “Los árboles tienen que ser intervenidos cuando están en los viveros y son jóvenes, en lo que se denomina ‘poda de formación’. Esto permite que de adulto, tenga una estructura que esté acorde al lugar donde está inserto”, dice del Pozo.

 

Por otro lado, el ordenamiento del paisaje es un término clave. “Hay que dejar en claro la diferencia entre la poda agrícola y la urbana, ahí hay un error. La primera consiste en estresar al árbol, para poder mejorar la calidad de sus frutos. En tanto, el árbol que cumple fines paisajísticos en el contexto de la ciudad, no tiene nada que ver con eso. En ese caso, se modela la copa para tener un mejor resultado estético y para evitar el contacto con los cables”, asegura Ricardo Truffello, director del Observatorio de Ciudades UC y académico del Instituto de Estudios Urbanos UC.

 

[VEA TAMBIÉN: Actores eléctricos generan alianzas para enfrentar emergencias]

 

Estrategias

Según la normativa actual, las municipalidades y las empresas de servicios que tienden sus cables en las calles son las entidades responsables de la poda en lugares públicos. Un vecino no puede llegar y podar un árbol que está fuera de su propiedad.

 

Por ejemplo, la Municipalidad de Ñuñoa privilegia la protección de los árboles. Es por este motivo que desarrolla una poda de formación durante los primeros cinco años, luego sólo se hacen intervenciones específicas.

 

Aunque sí realizan podas en ciertos casos. “Al encontrarse en la ciudad, deben convivir con veredas, calles, cables, edificios y personas, siendo estos últimos los que se ven afectados por el crecimiento de los árboles, ya sea por luminarias o canaletas tapadas, poca visibilidad y motivos de seguridad. Todos estos factores hacen de la poda una práctica necesaria en el entorno urbano”, manifiesta Carolina Gamboa, jefa del Departamento de Ornato de la Dirección de Medio Ambiente de la Municipalidad de Ñuñoa.

 

Por su parte, Enel Distribución desplegó el Plan Extraordinario de Poda de Árboles. “A través de 45 cuadrillas especializadas en el manejo de vegetación, y en coordinación con los distintos municipios, la compañía despejó cerca de 2.000 kilómetros de redes de distribución, de manera de contribuir a evitar interrupciones de suministro, producto de la caída de árboles o grandes ganchos de rama sobre el tendido, para el período de invierno”, dice Andreas Gebhardt, gerente general de Enel Distribución.