Académicos UC crean tecnología que convierte energía solar en energía química

Innovación ofrece una solución sustentable y menos costosa para acondicionar espacios climáticamente.

Lunes, 18 de junio 2018

(Diario Financiero) El almacenamiento de energía solar se ha vuelto uno de los principales retos para su generación masiva. Considerando esto, académicos de la Escuela de Construcción Civil de la Universidad Católica crearon una solución que transforma la energía proveniente del sol en energía química y, con ello, se logra calefaccionar recintos de manera sustentable.

 

El proyecto Tapson, que significa “Transformación, Acumulación y Producción de Calor y Frío Mediante la Energía Solar”, utiliza la radiación para calentar, refrigerar o acondicionar climáticamente, tanto comunidades residenciales como industrias.

 

Una de las características diferenciadoras de esta tecnología es que “permite almacenar la energía por tiempo indefinido, sin pérdidas, y transformarla en energía útil. “A través de Tapsol hemos desarrollado calor y frío, entre 80 y menos 20 grados centígrados. Además es en circuito cerrado, donde esa energía se va renovando permanentemente, por lo tanto, no hay consumo de agua ni de reducción de vapor. Toda la energía se almacena y se utiliza cuando se requiere, independiente que sea en la noche o en invierno”, explica Pablo Maturana, director de la Escuela de Construcción Civil de la UC.

 

Agrega que es posible almacenar hasta 40 veces más energía que con baterías o con equipos similares.

 

Para lograr estos resultados, que según acuña Maturana se traducirían en una ventaja competitiva para la industria local, se utilizan sustancias químicas activas y eso permite almacenar la energía y transformarla en energía útil, utilizando materiales con los cuales hay un aprovechamiento en el cambio de fase.

 

Prototipo industrial

Los académicos firmaron un acuerdo con Enel para desarrollar un prototipo industrial. Desde la compañía detallan que en un plazo de 24 meses, construirán una planta de energía térmica que permitirá, con un mismo equipo, la producción de frío y calor, con eficiencias superiores a las actuales. “Hemos fundamentado nuestra decisión en que esta tecnología generaría impactos sustanciales en las industrias vitivinícola, maderera y minera, pilares fundamentales en la economía país”, detallan desde Enel.

 

Añaden que cuando sus clientes descubren una nueva forma de utilizar la energía, es el momento de optar por nuevas oportunidades.