“La Ruta Energética le hace bien al país porque es continuidad”

A juicio de quien lideró la cartera de Energía, hoy para hacer política pública ya no basta con tener equipos técnicos robustos, sino que también se requiere construir legitimidad social.

Lunes, 18 de junio 2018

(Diario El Sur) Muchos lo ven como una posible carta presidencial, pero hoy está enfocado en levantar temas de interés ciudadano. Uno de ellos es el de la energía, un área que en los últimos años ha tomado un vuelo impresionante en Chile, en especial, por la alta inversión en renovables.

 

Es justamente sobre ese sector, que conoce al revés y al derecho, sobre el cual conversó con este medio y era que no, si fue ministro de Energía durante dos años y siete meses. Es Máximo Pacheco Matte, quien estuvo en Concepción para presentar, por ahora, el único libro que ha escrito en su vida: “Revolución energética en Chile”.

 

El economista y empresario contó que al liderar una política pública exitosa, su responsabilidad era compartir las lecciones y aprendizajes de todo esto. Por eso la Universidad Diego Portales puso a su disposición a un equipo para sacar este escrito. Convocó a 14 autores, quienes han sido protagonistas de esta historia y tomaron parte de lo que ha sido una transformación en el país.

 

“Hoy tenemos derecho de discutir sobre un tema que es emergente e importante para la sociedad, porque combina tecnología, medioambiente, cambio climático… es muy interesante para los jóvenes”, expuso.

 

Remarcó que Chile tiene un nivel de dependencia con el exterior alto, pues es una economía chica, muy abierta y dependiente del cobre. Por ende, al caer el precio de este metal, la inversión se resintió no solo en el sector minero, sino que también el indirecto, como consultoría, ingenierías y otros. Pero a su juicio se generó un ambiente que permitió que energía se transformara en el sector número uno en inversiones en el país.

 

“Creo que había una necesidad muy grande de mejoramiento de la infraestructura y de modificación para construir una matriz más limpia, barata, sustentable y segura. Con todo esto, pienso que acá tenemos una política pública pro inversión y pro crecimiento, pues esto necesita energía”, planteó.

 

Eso sí, subrayó que es una política de largo plazo, de Estado y país, que permitió a Chile cambiar sus fundamentos.

 

Ciclos distintos

Bajo ese contexto, el ex secretario de Estado afirmó que el gran logro de la revolución energética es que la ruta planteada por el actual gobierno es continuidad y eso le hace muy bien al país, porque el ciclo político es distinto al energético, sobre todo porque el primero, desde el punto de vista presidencial, dura solo 4 años, mientras que sobre el segundo es necesario entender que tiene un horizonte más largo y, por ende, “a mí me parece muy importante que la Ruta Energética sea la continuidad de las políticas que se plantearon, diseñaron y que se ejecutaron durante el proceso anterior”.

 

Aparte, Pacheco está convencido que una de las lecciones que se sacaron es que para hacer política pública ya no basta con tener equipos técnicos robustos, especializados, de expertos y gente sabia, sino que también se requiere construir legitimidad social y eso se levanta con mucho diálogo y participación.

 

Para poder llevar adelante eso, dijo, es necesario que se desarrolle con la disciplina de la ejecución, lo que se traduce en que las cosas se hagan y bien, “porque uno de los grandes problemas que tiene la política pública es que no llega a la gente y no siempre se hacen las cosas que se prometen”.

 

A su juicio, el caso de la energía permite entender que esta forma de hacer política es un modelo que se aplica al resto del país y que se debe aplicar a otros sectores.

 

De ahí que puso como ejemplo a la Región del Biobío, que posee en su ADN la matriz renovable. Hace 50 años, recordó, Chile era una nación hidroeléctrica y ésta era la capital de ella y aún lo es. Pero, añadió, hoy se está con un fuerte impulso con las renovables, porque se creó una ley de bases de licitación para favorecer la competencia, para que lleguen nuevos actores y tecnologías gracias, reiteró, a una buena política pública.

 

Actualmente, recalcó que las licitaciones entre las distribuidoras y las generadores se les está ganando en primer lugar las energías eólicas y “aquí (en la zona) hay muy buen recurso eólico y la ruta del viento es una transformación muy profunda en nuestra matriz. Cuando asumió la Presidenta Bachelet, el 6% de la matriz era eólico solar y cuatro años después es de 20% y va a seguir creciendo, porque estas energías son competitivas”.

 

Intereses comerciales

Además, hizo ver que se están ganando las licitaciones con sus propias condiciones de precio, sin ningún tipo de subsidio fiscal. Por ende, apuntó que era falso cuando se decía que estas renovables eran para países ricos que podían auxiliarlas o que eran tecnologías intermitentes e inseguras. Eran ideas, de acuerdo a su opinión, que se instalaban a partir de intereses comerciales, que no existiera competencia, revolución tecnológica y que bloqueaban la competencia.

 

Con todo esto, Máximo Pacheco aseguró que el Estado hizo el trabajo y puede generar competencia en los mercados, hacer políticas públicas en favor de la gente, del bienestar y que al final “es lo que se necesita, porque esta idea de que la responsabilidad de la política energética es solo del mercado, es falso”.