LAS ENERGÍAS RENOVABLES EMPIEZAN A ECLIPSAR A LOS COMBUSTIBLES FÓSILES

La combinación de costos decrecientes y grandes fondos de capital disponible también está fomentando el crecimiento de las plantas de producción de esta naturaleza en los países en vías de desarrollo.

Viernes, 29 de junio 2018

El gasto global en energía renovable está superando la inversión en electricidad que producen las plantas a carbón, gas natural y nuclear, debido a que el costo de generar energía eólica y solar ha ido disminuyendo. Más de la mitad de la capacidad generadora de energía que se ha agregado en todo el mundo en los últimos años ha sido en fuentes renovables tales como el viento y el sol, de acuerdo a la Agencia Internacional de Energía (AIE). En 2016, el año más reciente del cual se disponen datos, se gastaron cerca de US$ 297 mil millones en renovables; más del doble de los US$ 143 mil millones que se destinaron a nuevas plantas de energía nuclear, a carbón, gas y petróleo, de acuerdo a la AIE. La organización con sede en París proyecta que las renovables constituirán el 56% de la capacidad generadora neta agregada hasta 2025.

 

Luego de contar con el apoyo abrumador de los incentivos de reembolso, los créditos tributarios y otros estímulos de gobierno, los costos de la generación eólica y solar han caído firmemente durante una década, lo que ha hecho que la inversión en energía renovable sea más competitiva. Los costos de la energía renovable han disminuido tanto en los últimos años, que ‘el viento y el sol ahora representan la opción de más bajo costo para generar electricidad’, manifestó Francis O’Sullivan, director de investigación de Iniciativa de Energía del Instituto de Tecnología de Massachusetts.

 

Esto está empezando a alterar el negocio de producir electricidad y fabricar equipos generadores. Tanto General Electric Co. como Siemens AG están lidiando con una demanda cada vez menor de grandes turbinas a gas y han anunciado despidos. Mientras tanto, las industrias de paneles solares, principalmente asiáticas, están floreciendo. En diversos lugares, optar por energías renovables ‘es una elección solamente económica’, precisó Danielle Merfeld, jefa de tecnología de la unidad de energía renovable de GE. ‘Casi en todas partes es más barata, y otras tecnologías se han vuelto más caras’.

 

China empujó la baja de costos

 

El apoyo sostenido de los gobiernos en Europa y otras economías industrializadas estimuló el desarrollo de la energía renovable. Pero los costos han caído por otras razones. China invirtió fuertemente en una industria nacional de manufactura solar; creó un exceso de paneles solares baratos. La innovación ayudó a los industriales a construir aspas más grandes de turbinas eólicas, por lo tanto, se crearon máquinas capaces de generar muchísima más energía a un costo más bajo.

 

Las plantas de energía renovable también enfrentan menos desafíos que las centrales tradicionales. Las plantas de energía nuclear han tenido alteraciones debido a retrasos principalmente técnicos, mientras que las plantas que funcionan con combustibles fósiles enfrentan incertidumbres reguladoras debido a la preocupación por el cambio climático. Y los fondos de pensiones, que buscan retornos estables a largo plazo, han invertido fuertemente en las granjas eólicas y parques solares, lo que ha permitido que los constructores consigan financiamientos más económicos.

 

‘Es más fácil construir renovables’, aseguró Tony Clark, ex miembro de la Federal Energy Regulatory Commission. ‘Hay mucho menos oposición ahora’. La inversión sostenida está redefiniendo la energía que están adoptando los hogares e industrias del mundo. El año pasado, el porcentaje de electricidad de fuentes renovables alcanzó el 12,1%, más del doble del de hace una década, de acuerdo a un informe conjunto de Frankfurt School of Finance & Management y el Programa Medioambiental de Naciones Unidas. Estas cifras no incluyen la electricidad de las grandes represas hidroeléctricas.

 

¿Subsidio a plantas nucleares y a carbón?

 

El aumento de la generación de energía renovable está planteando inquietudes y provocando reacciones políticas en EE.UU. El gobierno de Trump está considerando acciones para subvencionar la operación de plantas nucleares y de carbón, sosteniendo que estas unidades son necesarias para la operación segura de la red eléctrica. La propuesta, que surge luego de una petición de ayuda de First Energy Corp., propietaria de plantas nucleares y de carbón de Ohio, perjudicaría a las renovables y de gas natural, las que han tenido un auge en los últimos años, a medida que el combustible se ha vuelto más barato y abundante gracias a la fracturación hidráulica.

 

Una alianza inusual, formada por grupos de energía renovable y el American Petroleum Institute de la industria de gas y petróleo, ha desafiado si se necesita realmente alguna ayuda gubernamental. En EE.UU., más de dos décadas de créditos tributarios de gobierno, algunos de los cuales desaparecerán pronto, han dado un impulso a las renovables. Alrededor del 17% de la electricidad del país el año pasado provino de fuentes renovables, como el viento, el sol y las represas hidroeléctricas, de acuerdo a datos federales. El gobierno informó que un poco menos de la mitad de la generación de energía a gran escala agregada fue renovable el año pasado.

 

La semana pasada, Xcel Energy Inc. anunció un plan de US$ 2.500 millones para agregar 1.800 megawatts de nueva generación eólica y solar, más una cantidad considerable de baterías para almacenar energía. El plan, que ahora requiere la aprobación de las autoridades reguladoras del estado, retiraría 660 megawatts de generación de carbón y significaría ahorros para los consumidores, señaló la empresa de servicios de Minneapolis. ‘Creo que en toda la nación se podría llegar al 40% de energía renovable’, indicó el jefe ejecutivo de Xcel, Ben Fowke. ‘Hace 10 años, le habría dicho que el 20% era el máximo’.

 

Los precios de la energía renovable son ahora competitivos con la generada a partir de combustibles fósiles en muchos lugares. En 2017, el costo promedio global de la electricidad del viento en tierra fue de US$ 60 por megawatt hora y US$ 100 para la energía solar, próximo al extremo más bajo del rango de US$ 50 a US$ 170 para las nuevas instalaciones de combustibles fósiles en los países desarrollados, de acuerdo a la Agencia Internacional de Energía Renovable. La combinación de costos decrecientes y grandes fondos de capital disponible también está fomentando el crecimiento de las energías renovables en los países en vías de desarrollo.

 

Subastas anticipan precios más atractivos

 

Las subastas recientes de energía han indicado que los precios de la energía renovable tienen que bajar más. A principios de este año, una subasta en Arabia Saudita adjudicó un contrato para construir una instalación solar de 300 megawatts por US$ 17,90 el megawatt hora. Los costos de mano de obra muy bajos en el Medio Oriente e India están resultando en posturas bajas que baten récords por la energía solar.

 

Una subasta mexicana el año pasado atrajo posturas internacionales por la energía a un precio no subvencionado inferior a US$ 21 por megawatt hora. Eso estaba considerablemente bajo el precio de mercado libre por la electricidad, la que alcanzó un promedio de US$ 70 aproximadamente por megawatt hora el año pasado, señaló Verónica Irastorza, directora asociada de la firma de consultoría económica NERA y ex subsecretaria de planificación de energía de México.

 

En Canadá, una subasta en Alberta en diciembre adjudicó cuatro contratos eólicos por un promedio de US$ 37 por megawatt hora, sin subsidio. El gobierno de Alberta planificó adjudicar contratos para solo 400 megawatts, pero subió a 600 megawatts cuando vio los precios que ofrecían, los que eran ligeramente inferiores al precio promedio por la electricidad en la red de la provincia en 2018.

 

Fuente: El Mercurio