Nueva Era: Diez servicios aprueban central y cinco hacen observaciones

Seremi de Energía y el Sernatur dan luz verde al proyecto termoeléctrico de Enap. Salud, medioambiente y municipios de Concón, Quintero y Quillota tienen reparos.

Lunes, 06 de agosto 2018

(El Mercurio de Valparaíso) A un mes de haber sido ingresada la respuesta de la Empresa Nacional del Petróleo (Enap) a tramitación ambiental para reactivar el proyecto termoeléctrico “Nueva Era”, que se pretende construir en Concónen dependencias de la Refinería Aconcagua, los servicios públicos que participan del proceso dieron respuesta a la iniciativa que ingresó su segunda adenda para poder conseguir el permiso ambiental para la edificación de la central.

 

Enap incluyó las respuestas a las 76 observaciones pendientes y un estudio de salud de la Pontificia Universidad Católica de Chile (UC) que asegura -según la empresa-, que la central no significaría un daño para la salud de las personas.

 

De los 20 servicios públicos que participan en el proceso, quince dieron a conocer sus respectivos informes: diez de ellos no realizan observaciones a la iniciativa y se declaran conformes a la información presentada por la estatal, pero cinco entidades públicas, hicieron reparos, aclaraciones y rectificaciones respecto a lo presentado por la empresa.

 

Conformidad

La Seremi de Energía, El Servicio Nacional de Turismo, la Seremi de Agricultura, el Sernageomin, el Consejo de Monumentos Nacionales, la Corporación Nacional Forestal, el Servicio Agrícola Ganadero, la Dirección General de Aguas, la Seremi de Transportes y Telecomunicaciones y la Seremi de Obras Públicas, son los servicios que dieron conformidad a la iniciativa que pretende ser puente para suministrar de energía al Sistema Interconectado Central (SIC).

 

Entre los informes, que son de carácter público en el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), la Seremi de Energía dio a conocer que “en atención a los solicitado en el Oficio Ordinario de Antecedentes, se informa que se revisó la adenda del proyecto “Central Nueva ERA”, presentado por el señor Cristián Nuñes Riveros, en representación de Enap Refinerías S.A. En base a la revisión del documento citado anteriormente, este órgano de administración del Estado se pronuncia conforme sobre la adenda antes mencionada”.

 

Todos los servicios que se declaran bajo conformidad lo hacen con este tipo de documento y sólo realiza un pequeño reparo el Servicio Agrícola Ganadero, que estipula que “debe quedar establecido que la medida de perturbación para fauna propuesta por el titular debe repetirse ante periodos prolongados de inactividad en la etapa de construcción por la potencia recolonización de las especies identificadas”.

 

Críticas a estudio UC

El primer servicio que realiza observaciones al proceso de tramitación ambiental es la Seremi de Medio Ambiente, que cuestiona los datos presentados por la estatal en relación al cumplimiento de la Norma de Termoeléctrica y las compensaciones que ofrece la empresa por pretender emplazar la central en una zona que es considerada saturada.

 

La entidad desacredita el estudio de salud pública realizado por la Pontificia Universidad Católica de Chile, ya que -según indican-, la Seremi de Salud no certifica el diagnóstico, por lo que no podría asegurar que la termoeléctrica no daña a la salud de las personas.

 

En el informe presentado por Medio Ambiente se da a conocer que “el estudio presentado por el titular en el EIA (autoridad competente) durante el proceso de evaluación del presente proyecto. En consecuencia, la inexistencia de de riesgo no está acreditada”.

 

Además, según el servicio, existe incertidumbre respecto de los cálculos de las emisiones que presenta el titular en Óxidos de Nitrógeno (NOX) y Material Particulado (MP), en los impactos al medio ambiente que están presentados en la segunda adenda respecto de datos anteriores existentes en la tramitación ambiental y en la falta de la inclusión de todas las zonas de influencias o declaradas saturadas.

 

Desestiman estudio

Por su parte, la Seremi de Salud realiza las observaciones desde el punto de vista de influencia de la entidad y da a conocer que no hay precisión, y que no se corrobora que el emplazamiento de la central genere un daño a la salud de las personas en una zona que es considerada saturada y latente. Además, hace reparos en torno a la línea base del proyecto, las emisiones, la utilización del agua y el estudio UC.

 

“El Estudio de la Pontifica Universidad Católica de Chile, presentado por el titular, fue desestimado por esta Seremi de Salud durante el proceso de evaluación del presente proyecto”, dice Salud.

 

Por lo tanto, argumentan, “en lo que respecta a esta evaluación, aún no se responde en forma satisfactoria a las consultas relacionadas con reconocer el riesgo a la población y por consiguiente valorar la significancia del riesgo de ésta en el área de influencia, mediante una correcta aplicación metodológica, análisis y ponderación, utilizando un modelo de exposición que relacione y considere de manera proporcionalmente correcta la realidad de la zona, el aporte real de todas las emisiones”.

 

Municipios en contra

Mientras, las municipalidades de Concón, Quintero y Quillota dieron a conocer sus reparos y plantean firmemente que el proyecto carece de establecer mitigaciones y/o compensaciones.

 

El municipio de Quintero pone énfasis en que la empresa no acoge la solicitud de las vías de acceso y transporte, no existe claridad en la extracción de agua, falta detalle de la línea base e informa que la línea de transmisión que plantea Enap pasa por el humedal del Río Aconcagua, que es un área verde. En esta misma línea, el municipio de Quillota plantea disconformidad respecto al terreno y la poca claridad de dónde será emplazada la subestación seccionadora.

 

En tanto, Concón realiza observaciones respecto a la zona de influencia de la iniciativa, las mitigaciones, la condición de saturación, la reducción de las emisiones, los valores que hay de éstas y cuál es el real impacto que generan.

 

Desde el municipio de Concón son tajantes en su informe, pues reiteran que en su informe, “firme su rechazo al proyecto, debido a que no logra demostrar que no existe riesgo a la salud de la población y a los recursos naturales de la comuna”.

 

Especificaciones técnicas del proyecto

De acuerdo a lo establecido en el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) de la central Nueva Era “considera un conjunto una central de ciclo combinado a gas natural, una línea de transmisión de doble circuito de 500 kV y una subestación seccionadora para la conexión e inyección de energía al Sistema Interconectado Central (SIC)”. Enap postula que “el desarrollo y construcción de una central de generación eléctrica de tipo de ciclo combinado, se justifica dada la necesidad de satisfacer el constante aumento en el consumo de agua que se registra a nivel nacional”.