Nuevo controlador de Pacific Hydro retoma plan de crecimiento en Chile y Latam

Los asiáticos State Power Investment Corporation (SPIC) quieren retomar el crecimiento proyectado para Chile cuando adquirieron Pacific Hydro. Hoy están impulsando nuevas inversiones para casi duplicar la actual capacidad de la eléctrica hacia 2020. Además, quieren usar a Chile como plataforma para crecer en Argentina, Colombia y Perú.

Lunes, 20 de agosto 2018

(La Tercera/Pulso) Adaptándose a la nueva realidad del mercado eléctrico nacional están los gigantes chinos State Power Investment Corporation (SPIC), los dueños de Pacific Hydro que el próximo viernes 24 de agosto inaugurarán el parque eólico Punta Sierra (82 MW), ubicado en Ovalle, y que marca la primera inversión impulsada por la estatal asiática en la hidroeléctrica desde su arribo.

 

SPIC, un gigante del mundo eléctrico, concretó su ingreso al país el 28 de enero de 2016 con la adquisición de la compañía que opera en el país desde 2002 y que hasta ahora tenía su foco puesto en la hidroelectricidad, tecnología que el grupo hoy ve difícil poder desarrollar, dado el cambio que tuvo el mercado tarifario local.

 

Inicialmente, la intención de los chinos era utilizar a la eléctrica radicada en Chile -país cuya capacidad instalada es el 19% de todas las instalaciones de SPIC en el mundo- como plataforma para crecer en América Latina, donde además de invertir en el país, se quería poner un foco especial para buscar oportunidades de crecimiento en Argentina, Perú y Colombia.

 

Junto con eso, la gigante asiática esperaba hasta triplicar la actual capacidad instalada de Pacific Hydro a nivel nacional, donde hoy opera las centrales Chacayes, Coya y Pangal, en el valle del Cachapoal, y La Higuera y La Confluencia, en la cuenca del río Tinguiririca, un joint venture con Statkraft. En total, Pacific Hydro posee una capacidad instalada de 492 MW en el país, a lo que se sumarán los 82 MW del nuevo parque eólico que inaugurarán en la IV Región.

 

Pero los planes de la gigante asiática han ido más lento de lo esperado. De hecho, el programa que querían impulsar en Chile sufrió dos años de retrasos, los que recién se reactivarán en 2019. Así lo adelanta el gerente general de la compañía, Renzo Valentino, ingeniero civil de nacionalidad peruana que asumió el cargo en diciembre de 2017, tras el arribo de José Antonio Valdés, mítico presidente de la firma, a la nueva mesa del directorio.

 

“En enero de 2016, SPIC toma posición de la empresa y ahí se hablaba de duplicar o hasta triplicar en cinco años la capacidad instalada acá en Chile, pero, lamentablemente, tuvimos algunos eventos que afectaron la disponibilidad de nuestras centrales y, al mismo tiempo, se da el cambio de las condiciones de mercado. Todo esto frenó durante un par de años la inversión que se tenía prevista y hoy estamos saliendo de esta parte que se refiere a nuestros problemas internos y también estamos empezando a enfocarnos en nuestro desarrollo de proyectos solares y eólicos”, cuenta Valentino.

 

Añade que estos problemas y las nuevas condiciones del mercado eléctrico nacional, pese a no agradarles a sus nuevos socios, no disminuyeron sus ganas por invertir en la compañía. “Ellos han sido muy resilientes. Por ejemplo, para poner un paralelo muy sencillo, cuando uno se compra un auto y al poco tiempo empieza a fallar, eso no te pone contento, pero ellos han apoyado mucho a Pacific Hydro y lo siguen apoyando”, afirma el ejecutivo.

 

Crecimiento

 

En el tiempo que Valentino lleva a la cabeza de la eléctrica, su foco ha estado en transformar a Pacific Hydro en una empresa eficiente. Por eso, su esfuerzo se concentró en solucionar los problemas en las centrales que comparte con los noruegos de Statkraft, causados por eventos climáticos que dejaron a las unidades de pasada fuera del sistema eléctrico por varios meses.

 

Además, están desarrollando las soluciones de infraestructura para Chacayes luego del desprendimiento del canal que sufrió el vertedero de emergencia de la central. Y también están generando las soluciones para los problemas que recientemente están afectando a Pangal.

 

“En los próximos dos meses debería estar con todas las centrales operando al 100%”, recalca Valentino. Y añade que la meta de la firma es que en enero del 2019 “entremos nuevamente a la curva de crecimiento que teníamos cuando recién Pacific entró a Chile y volver a invertir con fuerza”, dice.

 

Por eso, Pacific y sus socios chinos se han puesto como meta materializar en los próximos dos años proyectos por hasta 600 MW adicionales, divididos en tres iniciativas eólicas y solares que hoy aún están en etapa de estudio. “Ese es el interés que ha puesto SPIC. Ellos nos han pedido que nos concentremos en estos proyectos y que estas iniciativas sean desarrolladas por nosotros desde el inicio”, cuenta Valentino, descartando la idea de adquirir proyectos de terceros.

 

Ampliarse a otras áreas

 

En la visita que la próxima semana realizará la delegación de ejecutivos de SPIC en Chile, encabezados por el vicepresidente de la firma, Yi Jiang, se espera que se concrete un encuentro con el ministro de Economía, José Ramón Valente, quien también está invitado a la inauguración de Punta Sierra, para conversar sobre el plan del gobierno de agilizar las inversiones a través de la Oficina de Grandes Proyectos y también para manifestar el interés de los asiáticos para ampliar el plan de inversiones en Chile.

 

“En general, lo que veo es que el Estado chino está interesado en participar en la interconexión eléctrica y en incrementar su participación y ser un actor relevante en generación a nivel mundial y nosotros esto lo vemos como una cosa muy buena para Chile, porque Pacific Hydro es la plataforma de crecimiento de ingreso a Latinoamérica de SPIC, ellos no solo traen mucha experiencia, pues tienen 120 GWh instalados en el mundo y tienen un plan de inversión de US$ 110.000 millones, es decir, es una empresa que tiene las espaldas”, cuenta Valentino.