Banco Mundial compromete US$1.000 millones para acelerar inversiones en almacenamiento de energía en baterías

El anuncio fue realizado en el marco de la cumbre One Planet que se desarrolla en Nueva York.

Jueves, 27 de septiembre 2018

(EyN) El Grupo Banco Mundial anunció este miércoles que se comprometió a destinar US$ 1.000 millones para un nuevo programa mundial orientado a acelerar las inversiones en el almacenamiento de energía en los países en desarrollo y de ingreso mediano.

 

El anuncio fue realizado en el marco de la cumbre One Planet que se desarrolla en Nueva York.

 

Se espera que los US$ 1.000 del GBM permitan movilizar otros US$ 4.000 millones en condiciones concesionarias para actividades relacionadas con el clima e inversiones públicas y privadas. El programa apunta a financiar 17,5 gigavatios por hora (GWh) de almacenamiento en baterías para 2025, es decir, más del triple de los 4-5 GWh con los que cuentan actualmente todos los países en desarrollo.

 

Se prevé que el programa ayudará a esos países a incrementar el uso de energías renovables -en particular, de energía solar y eólica-, mejorar la seguridad energética, aumentar la estabilidad de la red y ampliar el acceso a la electricidad.

 

“Para los países en desarrollo, esto puede ser un cambio decisivo”, declaró el presidente del GBM, Jim Yong Kim. “El almacenamiento de energía en baterías puede ayudar a los países a pasar directamente a la nueva generación de tecnologías aplicables a la producción de energía eléctrica, ampliar el acceso a la energía y sentar las bases para establecer sistemas mucho más ecológicos y estables”.

 

[VEA TAMBIÉN: Plantean necesidad de contar con regulación flexible para sistemas de almacenamiento energético]

 

En la actualidad, las baterías que se utilizan en los sistemas de generación de energía son costosas y la mayoría de los proyectos se concentran en los países desarrollados. Mediante el programa Aceleración del Almacenamiento de Energía en Baterías como Instrumento de Desarrollo, creado en respuesta a la demanda de los países, se financiarán inversiones como parques solares de gran escala con baterías de almacenamiento, sistemas sin conexión a la red -incluidas las minirredes- y baterías individuales que puedan ayudar a estabilizar y fortalecer las redes, y se eliminarán los riesgos de dichas inversiones.

 

Asimismo, se respaldarán proyectos de demostración a gran escala para nuevas tecnologías de almacenamiento adaptadas a las necesidades de los países en desarrollo, como las baterías de larga duración que son resistentes a las condiciones difíciles y las altas temperaturas, y presentan riesgos ambientales mínimos.

 

“Las baterías son fundamentales para descarbonizar los sistemas energéticos. Nos permiten almacenar energía solar y eólica, y utilizarla cuando más se necesita para proporcionar a las personas energía ecológica y asequible las 24 horas del día”, afirmó el Dr. Kim. “Instamos a nuestros asociados a unirse a nosotros e igualar las inversiones que estamos haciendo. Nosotros podemos crear nuevos mercados para el almacenamiento de energía en baterías en países con un gran potencial para la generación de energía solar y eólica, una creciente demanda energética y poblaciones que aún viven sin un suministro confiable de electricidad”.

 

El Banco Mundial aportará US$ 1.000 millones de sus propios fondos para este nuevo programa y movilizará otros US$ 1.000 millones en condiciones concesionarias a través de canales como el Fondo para una Tecnología Limpia de los fondos de inversión en el clima. A través del programa se espera recaudar otros US$ 3.000 millones provenientes de fondos e inversionistas públicos y privados.

 

El nuevo programa también permitirá convocar a un grupo de estudio mundial dedicado al almacenamiento de energía en baterías, reuniendo a laboratorios nacionales, instituciones de investigación, entidades de desarrollo y organizaciones filantrópicas para fomentar la cooperación y la capacitación tecnológicas a nivel internacional que puedan desarrollar y adaptar nuevas soluciones de almacenamiento según las necesidades y condiciones de los países en desarrollo.