Invierno 2018: generación con carbón fue más alta que en 2017 pese a inicio del plan de descarbonización

Entre el 21 junio y el 21 de septiembre, el total de producción de energía con este combustible fue de 8.299,9 GWh, superior a los 8.015 GWh de 2017. Escasez de lluvias es el principal factor para explicar esta situación.

Martes, 16 de octubre 2018

(La Tercera-Pulso) En una mesa de trabajo entre las autoridades sectoriales liderado por la ministra de Energía, Susana Jiménez, junto a una veintena de empresas eléctricas y gremio de las generadoras; se está llevando a cabo un plan de descarbonización para la matriz eléctrica nacional. Esto, ya que el carbón representa alrededor de 40% del total de la producción energética del país y se busca disminuir esa cifra para potenciar otro tipo de energías más limpias.

 

En mayo pasado, el gobierno lanzó La Ruta Energética, que entre sus compromisos se destaca el inicio del “proceso de descarbonización de la matriz energética a través de la elaboración de un cronograma de retiro o reconversión de centrales a carbón, y la introducción de medidas concretas en electromovilidad”, se indica en el documento.

 

Sin embargo, y aunque los resultados de ese trabajo se esperan para el largo plazo, este invierno -entre el periodo del 21 de mayo al 21 de septiembre- el uso de carbón aumentó. El año pasado la generación fue de 8.015 GWh y en 2018 de 8.222,9 GWh, es decir, de pasar de producir 40,8% en 2017, este año alcanzó 42,4% de la energía total generada en el país. El aumento se concentró en la zona central, mientras que en el norte hubo una reducción. No obstante, el efecto neto fue un alza.

 

Ante la situación, la ministra de la cartera manifestó que “lo que ha ocurrido este año en cuanto a generación a carbón está directamente relacionada con la variabilidad hídrica”. También agregó que el proceso de descarbonización de la matriz energética es un proceso de largo plazo y “el retiro y/o reconversión de las centrales a carbón debe hacerse considerando la seguridad y la eficiencia económica del sistema eléctrico nacional, la actividad económica local y los aspectos medioambientales”. Además, la descarbonización del país “incluye medidas que no sólo apuntan a la generación eléctrica”, dijo Jiménez.

 

Para Carlos Finat, director ejecutivo de la Asociación Chilena de Energías Renovables, Acera, el aumento del carbón en el invierno es una “mala noticia” y que se debe entre otras razones a las restricciones de transmisión.

 

“El aumento de la generación a carbón en Chile en invierno, es lamentable, pues al mismo tiempo se ha venido recortando y limitando la inyección de energías renovables no convencionales, que podrían ayudar a ir limpiando el sistema”, indicó Finat.

 

Precisamente, las renovables también mostraron un alza. La energía eólica aumentó de 989,4 GWh en 2017 a 1.088 GWh en 2018 en el periodo de invierno. En tanto, la energía solar también tuvo una mayor generación, pasando de 909,5 GWh a 1.117,9 GWh y la geotérmica de 24,9 GWh a 53 GWh.

 

Baja histórica en interrupciones de servicios eléctricos

Este invierno no se caracterizó por ser lluvioso, lo que se vio reflejado en la baja de interrupciones eléctricas. Mientras en el periodo de invierno 2017 el total de horas que el sistema sufrió interrupciones fue de 9,2 horas, este año el tiempo promedio de interrupción de suministro por cliente fue de 3,31 horas.

 

“En términos generales, podemos señalar que este invierno 2018, las familias chilenas sufrieron menos interrupciones del suministro eléctrico que en períodos similares de los dos años anteriores, e incluso de la década”, señaló el Superintendente de Electricidad y Combustibles (SEC), Luis Ávila.

 

El jefe de la SEC agregó que se justifica por tres razones: “en primer lugar, los Planes de Acción, ejecutados por las empresas eléctricas, tras las instrucciones que como SEC emitimos, los que debían incluir poda y despeje de sus redes, además de la incorporación de tecnología; también incidió una mayor inversión de las distribuidoras en sus sistemas de atención de reclamos, de sus call center, y de sus brigadas de emergencia, para responder, oportunamente, a las emergencias; y en tercer lugar, están las acciones regulatorias que como SEC llevamos adelante el 2017, las que incluyeron la aplicación de importantes multas y la instrucción del pago de compensaciones, factores que movilizaron a las empresas a tener un mejor desempeño este año”.