Es posible generar electricidad solar en el hogar desde $2 millones, pero recuperar la inversión tarda al menos seis años

Pese a los avances en las tecnologías de paneles solares y baterías, decidir instalar un sistema de generación fotovoltaica domiciliaria aún resulta ser una decisión más ecológica que económica.

Lunes, 19 de noviembre 2018

(El Mercurio) Ya sea que se quiera reducir el aporte que el hogar hace al calentamiento global o se busque pagar menos en la cuenta de la luz, cada vez existen más alternativas para generar electricidad en la propia casa a través de paneles fotovoltaicos.


Es importante tener en cuenta que existen en el mercado distintas opciones. Algunas no incluyen la instalación, mientras otras la incorporan y junto a ella, los trámites requeridos para realizar la conexión con la empresa distribuidora. Esto último permite vender la energía solar que no sea consumida por el hogar, los excedentes de la generación domiciliaria (mecanismo conocido como generación distribuida, net billing , o net metering ).


Asimismo, se puede optar por una instalación independiente de la red eléctrica -“aislada” u ” off grid “-, aunque esta alternativa es más común en proyectos industriales. Resulta clave notar que cuando se elige poner paneles solares con sistema “de inyección” u ” on grid “, conectado al distribuidor eléctrico, la energía no estará disponible durante un corte de luz, a menos que se decida añadir baterías.


Más aún, la energía que efectivamente puedan generar los paneles fotovoltaicos depende del tipo de techo de la vivienda y su posición. Lo ideal es un tejado con orientación norte y techos planos -como los de las casas tipo mediterráneo-, ya que permiten instalar los paneles en soportes metálicos con la inclinación específica ideal para maximizar la captura solar.


Para describir la capacidad de generación de un panel solar se usan los kWp, kilowatt peak o kilowatt potencia. Esta es una medida de potencia instalada y equivale a la capacidad de generar unos 1.500 kWh al año -125 kWh al mes- en condiciones optimas.


Proyectos “llave en mano”

Enel, a través su unidad de negocios Enel X, ofrece ocho distintos kits de paneles solares, los que se entregan instalados y listos para usar, modalidad denominada “llave en mano”.


Los kits de Enel X van desde los $2.190.000 por el de cuatro paneles, con una potencia de 1 kWp, a los $11.900.000 del kit que ofrece 10 kWp. La empresa también realiza levantamientos a la medida del cliente, si prefiere una solución específica.


Valentina Barros, responsable de Eficiencia Energética de Enel X, explica que con 1 kWp instalado, un hogar que utilice 245 kWh al mes -“el consumo promedio de un cliente residencial en la Región Metropolitana”, indica la ejecutiva- podría cubrir cerca de un 50% de sus requerimientos eléctricos. Esto, ya que 1 kWp de potencia instalada puede producir unos 125 kWh al mes. Bajo este escenario, la recuperación de la inversión tarda “no menos de ocho años”, señala.


Barros explica, además, que la relación entre la potencia de los paneles y la energía que pueden generar es prácticamente lineal. Es decir, 2 kWp generados con ocho paneles producen unos 250 kWh, y así sucesivamente.


En general, esta compañía vende entre cinco y 12 instalaciones al mes, y la demanda “sigue creciendo”, indica la ejecutiva. En comparación, añade que cuando Enel X empezó a vender paneles domiciliarios en 2016, durante todo el primer semestre solo se realizaron cinco ventas.


Inyectar energía “es mal negocio”

Calder ofrece servicios de calefacción y generación eléctrica solares. Su gerente general, Tomás Milnes, señala que lo ideal es que los hogares elijan un proyecto que “empate” su consumo, ya que “inyectar energía a la red es un mal negocio, porque la ley castiga mucho en el precio”.


Barros detalla que con el mecanismo de inyección a la red, el valor que paga la distribuidora -definido por ley- es cerca de un 60% de lo que paga el mismo cliente cuando compra energía a la distribuidora.


La ejecutiva aclara que si el cliente inyecta energía por un valor mayor a lo que consumió, este queda como saldo para la cuenta de Enel del mes siguiente. Y que si mantiene un saldo a favor hasta julio, “en agosto se hace un pago con la diferencia a favor”.


Los paneles solares no proveen energía al hogar en el caso de un apagón, cuando se trata de una instalación ” on grid “, explica asimismo la ejecutiva de Enel X. Y señala a la legislación que regula la generación distribuida como la responsable. Para contrarrestar esto, Barros comenta que la empresa también ofrece la posibilidad de agregar baterías y un equipo inversor a una instalación solar doméstica, lo cual aumenta su costo en cerca de un 30%.


Milnes, de Calder, estima unos ocho años para recuperar el costo de una instalación de alto consumo, y hasta 12 años para una situación de menor demanda. El valor de sus sistemas fotovoltáicos, detalla, están del orden de los $2.980.000 más IVA para el caso de un sistema de 2 kWp con microinversores, y de $5.720.000 más IVA para uno de 5 kWp. Con los microinversores, explica, cada panel tiene su propio inversor, lo que facilita el ampliar a futuro la instalación de forma modular.


Estos precios incluyen el costo de instalación y los trámites para realizar la conexión con el distribuidor eléctrico, añade Milnes.


“Fuimos pioneros en traer fotovoltáicos al mercado chileno”, asegura por su parte Peter Horn, gerente general de Heliplast , empresa con 34 años en este negocio. Horn explica que los sistemas domésticos que usualmente vende la empresa cuestan entre $3 millones y $5 millones y constan de unos 10 paneles y 3 kWp de potencia, además de un inversor y un medidor bidireccional, para poder inyectar energía a la red de distribución.


Bajo ese esquema, y considerando cubrir con los paneles un 30% de los requerimientos de consumo del hogar, la inversión se recuperaría en unos 10 años. Por lo mismo, los compradores son “básicamente gente que tiene conciencia ecológica, nada más”, asegura Horn. El gerente añade que la empresa vende unos 10 kits on grid al año.


Boris Rivera es gerente general de Solar Shop . Estima que en la empresa, un sistema de 5 kWp podría partir en los $3,5 millones, sin instalación, procedimiento que aumenta los costos en cerca de un 20%, asegura.


Para Rivera, instalar paneles con una motivación económica recién empieza a tener sentido cuando hay consumos del orden de los $300 mil mensuales. “Ahí sí conviene”, enfatiza.


La alternativa del leasing

Como opción a la compra de los paneles y todo lo necesario para la instalación de un sistema solar existe la posibilidad del leasing .


“La gracia de lo que hacemos es que el cliente no tiene que preocuparse de invertir”, indica Rubén Escalona, gerente general de Sünplicity .


La firma ofrece planes específicos para cada cliente, entre ellos el leasing hasta 20 años, con una inversión inicial de $0. El objetivo, indica el ejecutivo, es que el sistema se vaya pagando con los ahorros que genera.


Sünplicity también ofrece sistemas “llave en mano” con pago al contado, a los que corresponden dos tercios de los clientes hogar que tiene la empresa, detalla Escalona.


Para calcular el tiempo que toma recuperar la inversión, el gerente ejemplifica con un sistema de 3 kWp -$4.250.000 más IVA- que permite satisfacer un consumo promedio de 350 kWh/mes : “Hemos visto que se puede recuperar en seis o siete años”.


Escalona agrega que existen condiciones óptimas para su uso: techos con orientación norte, 30° de inclinación y sin sombras alrededor. Actualmente, añade, la empresa tiene cerca de 65 clientes hogar, los que han captado en el año que llevan de funcionamiento.


“Ha sido lento, pero creo que va a prender súper fuerte”, estima el ejecutivo, a la vez que lamenta que “el interés es alto, pero la tasa de concreción es baja”. Esto, según él, debido al desconocimiento de los detalles de la generación solar y la poca experiencia que existe entre la población con el sistema.


 


El mantenimiento es simple, pero llaman a tener cuidado con las garantías

Debido al largo plazo que requieren las instalaciones fotovoltaicas domiciliarias para recuperar la inversión realizada, Peter Horn, de Heliplast, enfatiza en la importancia de adquirir paneles solares de calidad. El gerente señala que es crucial fijarse en su porcentaje de degradación anual, que determina el tiempo en que los paneles debieran dejar de proveer la energía que entregaban cuando eran nuevos, además de, por supuesto, la garantía que ofrece el fabricante de los paneles, que debiera ser del orden de 10 años.


En este último punto, el ejecutivo enfatiza que es importante escoger paneles de empresas con perspectivas de mantenerse en el negocio a largo plazo. Advierte que en el caso de que existan problemas con uno de los paneles, no es llegar y cambiarlo por otro, ya que se debe tener en cuenta que el reemplazo sea por uno de los mismos watts y amperaje.


Sobre el mantenimiento de los sistemas, hay consenso en señalar que no se requiere más que una limpieza básica. Rubén Escalona, de Sünplicity, dice que lavar los paneles es igual a hacerlo como cualquier vidrio, pero llama a tener cuidado de no dejar muestras de sarro. Valentina Barros, de Enel X, va en la misma línea y dice que basta un “manguereo” mensual, al menos en el sector oriente de Santiago, el que debería ser más frecuente, cada dos a tres semanas en las otras comunas con mayor suciedad del aire. Tomás Milnes, de Calder, recuerda además chequear que el medidor de doble entrada -en el caso de la generación distribuida- esté funcionando correctamente.