Ministerio de Energía lanza una guía de orientación para los estudios de franjas de transmisión eléctrica

El documento contó con la cooperación del Banco Interamericano del Desarrollo (BID) y un equipo consultor conformado por el Centro de Cambio Global UC, el Centro de Energías de la Universidad de Chile y la consultora Teco Group.

Lunes, 19 de noviembre 2019

(Economía y Negocios online) Frente a destacados representantes del sector, el Ministerio de Energía presenta la nueva “Guía de Orientación para los Estudios de Franjas de Transmisión Eléctrica”.


El documento fue presentado por la ministra de Energía, Susana Jiménez, el subsecretario de la cartera, Ricardo Irarrázabal, el director ejecutivo del Servicio de Evaluación Ambiental, Hernán Brücher, y Diego Valenzuela, jefe de la Unidad de Franjas de Transmisión del Ministerio de Energía.


Los estudios de franjas nacen de la nueva Ley de Transmisión Eléctrica, que entrega al Ministerio de Energía la responsabilidad de definir la localización de los principales proyectos de transmisión del país, de acuerdo a un análisis de sustentabilidad. La guía, presentada esta mañana, entrega herramientas para que los distintos actores, en especial las comunidades, puedan participar del proceso.


“Necesitamos más y mejores redes de transmisión. Mejores no sólo en el sentido de contar con un suministro seguro, sino también que incorporen durante su desarrollo la visión de los ciudadanos y de los territorios por donde atraviesan. Es decir, que apunten a un desarrollo sostenible, considerando las variables económicas, ambientales y sociales. Nuestra legislación contempla aquello, y nos toca a nosotros llevar adelante su implementación”, afirmó la ministra de Energía, Susana Jiménez, en su discurso.


El subsecretario de Energía, Ricardo Irarrázabal, en tanto, destacó el análisis de sostenibilidad que comprenden los estudios de franjas: “Queremos incorporar tempranamente a los proyectos de transmisión las principales dimensiones de sostenibilidad relacionadas con el emplazamiento del proyecto”.


“Por ejemplo, desde la perspectiva ambiental, podemos buscar que los trazados se alejen de áreas protegidas o sensibles. Desde el punto de vista social, podemos incluir, tempranamente, las preocupaciones de las comunidades y territorios potencialmente afectados, y desde la óptica técnica–económica, podemos evaluar los costos de las distintas alternativas para poder tomar decisiones sostenibles con toda la información sobre la mesa”, explicó el subsecretario.


En esta misma línea, el director ejecutivo del Servicio de Evaluación Ambiental, Hernán Brücher, valoró el complemento que este tipo de procesos va generando con los objetivos del SEIA.


“Los estudios de franjas incorporan procesos de participación ciudadana oportunos, inclusivos y transparentes, para considerar de manera temprana la opinión de las comunidades. Todo esto otorga legitimidad al proceso de decisión de localización del proyecto de transmisión”, dijo Brücher.


Las autoridades también anunciaron que el Ministerio de Energía convocará a un Comité de Seguimiento y Evaluación que acompañará el desarrollo de los primeros estudios de franjas, para recomendar los ajustes y modificaciones que sean necesarios para su correcto funcionamiento.


Sobre la nueva guía de orientación

Para la preparación de esta guía, el Ministerio contó con la cooperación del Banco Interamericano del Desarrollo (BID) y un equipo consultor conformado por el Centro de Cambio Global UC, el Centro de Energías de la Universidad de Chile y la consultora Teco Group.


Durante su elaboración se realizaron talleres con expertos, servicios públicos en Santiago y en regiones, presentaciones al COSOC del Ministerio de Energía, reuniones con organizaciones sociales que han tenido experiencia de conflictividad con proyectos de transmisión eléctrica, etc. Además, una versión preliminar de esta guía fue sometida a consulta pública, en donde se recibieron más de 200 observaciones.