Exministro de Energía critica lentitud en fijar culpables en Quintero

Máximo Pacheco presentó su libro en la USM y afirmó categórico que “Chile no necesita energía nuclear”.

Miércoles, 28 de noviembre 2018

(El Mercurio de Valparaíso) Hasta la Universidad Técnica Federico Santa María llegó el exministro de Energía, Máximo Pacheco, para presentar su libro “Revolución energética en Chil”, en el cual da cuenta del proceso que lideró cuando la ex Presidenta Bachelet le encargó darle un fuerte impulso a las energías renovables en Chile, lo que lo llevó a ser destacado incluso por el exvicepresidente de Estados Unidos, Al Gore, en la segunda parte de su documental “Una verdad incómoda, en el que alaba el crecimiento exponencial de la energía solar en nuestro país, pasando de 800 megavatios en 2015 a 13,3 gigavatios en 2017.


Dicho salto se produjo durante la gestión de Pacheco, quien en su ponencia fue categórico en afirmar que “Chile no necesita energía nuclear”. Y tras terminar su exposición, ahondó señalando que ello se debe a que “ya tenemos un desarrollo de las energías renovables no convencionales, como eólica, solar, geotermia, biomasa, minihidro, que se ha mostrado extraordinariamente competitivo. En las licitaciones los que verdaderamente han empujado los precios a la baja son principalmente la energía eólica y solar, de manera que la energía nuclear, con los costos que ya tiene desde el punto de vista de generación, no es competitiva”.


Por otra parte, recordó “los riesgos que ésta tiene, especialmente en un país sísmico como Chile. Entonces, yo creo que a estas alturas tenemos que reconocer que la revolución energética que se ha generado a partir de las energías renovables en Chile, nos coloca en una posición en la cual podemos descartar la energía nuclear”.


Descarbonizar la matriz

El exministro también fue categórico en afirmar que ya no necesitamos más termoeléctricas a carbón, “pero para ello necesitamos que el Estado de Chile , el Gobierno, también declaren cuál es la misión que tenemos como país, como Estado, y el sector privado necesita que el Estado la defina las reglas del juego. Y estoy convencido que podemos pedir que el año 2019 tengamos definido todo el proceso a través del cual se va a anunciar el cierre de todas las termoeléctricas a carbón antes del año 2030, con la hoja de ruta, los hitos y las etapas que va a tener este proceso”.