Las luminarias inteligentes comienzan a brillar en Chile:

Dotado de conectividad es capaz de recibir información de sensores que miden el ruido o la polución de una plaza, controlar el riego automático o disuadir a delincuentes con alertas lumínicas.

Viernes, 21 de diciembre 2018

(El Mercurio) Algo tienen en común Calbuco con Las Condes: en los próximos meses ambas comunas tendrán luminarias inteligentes que podrán controlarse a distancia, avisarán si presentan alguna falla y reducirán el consumo al atenuar su intensidad cuando no haya movimiento cerca. Las Condes incluso usará estas luminarias para recibir información de miles de sensores que servirán para propósitos tan diversos como conocer cuándo un estacionamiento está desocupado o es necesario regar las áreas verdes.


“Las llamadas smart cities buscan mejorar la calidad de vida en las ciudades, en ese sentido el camino es comenzar con las luminarias inteligentes dada su ubicuidad. Estas no solo tienen la función de iluminar, sino que generan una red de datos que permite recabar la información de cientos de miles de sensores”, dice Bruno Opazo, director del programa Infraestructura Habilitante de Ciudades Inteligentes de Corfo.


Dicha institución realizó un plan piloto en el Paseo Bandera de la capital con que se probó la tecnología. De ahí surgió un documento técnico con recomendaciones para que las municipalidades pudieran replicar la experiencia. “Uno de los beneficios de estas luminarias es que puedes saber su estado, cuánto consumen, incluso bajar su intensidad para cuando no estén transitando personas”, aclara Opazo.


Calbuco ya está pronta a inaugurar 1.313 luminarias de este tipo, lo que representa el 80% del total de la comuna. “Son luces LED que dan una luz de mejor calidad y ahorran energía. Pero lo más novedoso es la gestión remota que permitirá detectar de inmediato cuando alguna está mala y hay que reponerla, sin tener que hacerlo después del reclamo de un vecino”, dice el alcalde Rubén Cárdenas.


Las Condes, por su parte, tiene un ambicioso plan que contempla el recambió de 22 mil luminarias, cada una con un sensor de movimiento, de las 42 mil que existen en la comuna.


“El objetivo es que Las Condes sea una comuna inteligente, donde no se malgasten los recursos y la municipalidad tenga control de lo que pasa en la calle para actuar más eficientemente y en tiempo real. Y lo que pueda estar fallando se corrija rápidamente. Esto nos permitirá además comenzar a usar big data como herramienta de gestión y ponerla a disposición de los vecinos para que la información les permita tomar mejores decisiones”, dice el alcalde Joaquín Lavín.


[VEA TAMBIÉN: Cómo operan los software que controlan los sistemas inteligentes de iluminación]


Los sensores de movimiento que incluye cada luminaria bajarán la intensidad lumínica cuando no se detecte circulación de personas en la noche. También se instalarán más de dos mil sensores adicionales con una multiplicidad de funciones que se conectarán a las luminarias, licitación que ya fue adjudicada a la empresa NEC.


“Mil 200 sensores serán para estacionamientos de superficie, lo que permitirá saber, a través de una aplicación, los espacios disponibles y hasta pagar en línea para ir reemplazando paulatinamente los parquímetros humanos”, explica Alejandro Contreras, jefe del Depto. de Construcción y Aguas, de la Municipalidad de Las Condes.


También habrá sensores que medirán la congestión a través de la detección del número de vehículos en una vía y la velocidad a la que avanzan. Se instalarán en ejes claves como Apoquindo, Cuarto Centenario, Las Condes y Manquehue.


A esto se suman otros 400 que medirán la calidad del aire, 300 que se encargarán del riego automático y que se cruzarán con datos climáticos, y 300 más que medirán los niveles de ruido en ciertos sectores de la comuna. Todos estos datos estarán en línea para la comunidad.


La Reina, en tanto, contempla combinar datos de sus cámaras de televigilancia, cuyas imágenes son procesadas por un software de analítica que les permite detectar automáticamente comportamientos considerados anómalos. “Hemos considerado su uso para temas de seguridad. Intensificaremos la luz de la luminaria cuando se gatille una alarma y haremos que se encienda en forma intermitente como una forma de disuasión”, explica el alcalde de La Reina, José Manuel Palacios.


Otras comunas como Puente Alto y Providencia también han llamado a licitación para dotar de esta tecnología a sus comunas.